3 agosto 2015 Industria, OS X, Seguridad, Software

Gatekeeper

En Mac OS Yosemite, la posibilidad de configurar Gatekeeper para que no restrinja en modo alguno las aplicaciones que queremos instalar en el sistema, al margen de su procedencia, tiene algo parecido a una caducidad de 30 días.

Pasado este periodo de tiempo, Gatekeeper se reconfigura por si sólo al ajuste Permitir aplicaciones de: Mac App Store y desarrolladores identificados.

El celo de Apple por proteger “su” sistema a toda costa parece que tiene vida propia. La habilitación por defecto de Gatekeeper es responsabilidad de syspolicyd, que se encarga de gestionar las políticas sobre qué y como se ejecuta en el sistema.

Teóricamente si tenemos cualquier opción configurada a excepción de la que viene por defecto, el aviso saltará cuando intentemos instalar una aplicación que no se ajuste a la configuración pasados 30 días después de cambiar la opción, y no habría más problema.  Aun y así, hay quien ha publicado la forma con la que se puede deshabilitar el reajuste automático desde la consola, e incluso se está trabajando en la mecanización de esta tarea.

Gatekeeper se encarga de mantener a salvo el Mac de aplicaciones con malas intenciones, sobretodo si estas se descargan fuera del coto de la Mac App Store, y por ende, del control de Apple.

Es fácil pensar que en versiones posteriores de OS X este peculiar comportamiento de Gatekeeper seguirá en vigor.

Vía | DerflownderJonsview

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *