5 marzo 2017 Hardware, iOS

iPhone 8 screen

Hay quien asegura que el tamaño lo es todo y, en el caso concreto de los smartphones, esa parece ser la tendencia que manda actualmente en el mercado. Por mucho que Apple contraatacase con un modelo de proporciones más contenidas como el iPhone SE, lo cierto es que las pantallas grandes mandan y eso influirá en el futuro iPhone 8.

La generación del décimo aniversario superará al vigente iPhone 7 Plus luciendo una espectacular pantalla de 5,8 pulgadas que, si todo sigue según lo previsto, estrenará además la esperada tecnología OLED.

Ese camino previsto para este otoño incluye, como muchos ya sabréis, una hoja de ruta compuesta por tres modelos. Dos que serían una especie de actualización de la línea actual, que bien podrían llamarse iPhone 7s y iPhone 7s Plus, por eso de seguir la tradición, aún con pantallas LCD y el modelo estrella con pantalla OLED.

Hasta ahora, se especulaba con que el tamaño anduviese entorno a las cinco pulgadas, pero el hecho de que al final vaya a ser mayor tiene una explicación bastante lógica: la integración del botón Home dentro de la propia pantalla del dispositivo.

Hasta ahora, aparte del espacio del panel, el frontal del iPhone tenía que dejar espacio también al altavoz, la cámara Facetime y a los sensores, a los marcos laterales y a ese botón Home. Pero ahora, con éste último y su Touch ID integrados dentro de la pantalla y con los marcos reducidos, resulta lógico que aunque el tamaño total del iPhone se mantenga, el de la pantalla sí aumente.

Eso, si Apple al final no decide tirar por la calle de al lado y jubilar el concepto Touch ID para sustituirlo por otras tecnologías biométricas de seguridad, como las de reconocimiento facial o el scanner del iris ocular, por lo que con el espacio de la cámara bastaría y las proporciones se seguirían manteniendo.

De lo que no cabe duda es que cada nuevo rumor que surge sobre el iPhone del décimo aniversario no hace si no incrementar la sensación de estar ante un dispositivo revolucionario… y no precisamente barato…

Vía| Nikkei Asian Review

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *