14 octubre 2015 Hardware, Opinión

iMac-4k-5k

Hace poco más de un mes hablamos de la extraña relación que tiene Apple con la memoria RAM y el espacio de almacenamiento, temas que son debate cada vez más a menudo cuando hablamos de hardware de la compañía.

Con los nuevos iMac vienen varias sorpresas que no están al calor de los focos de la novedad y toda la maquinaria publicitaria que se pone en marcha en estos casos, pero si ahondamos un poco, comprobamos que hay cosas que gustan poco y menos.

Desde hace varias generaciones de iMac, Apple incorpora de base 8GB de memoria RAM, más que suficientes para tareas de oficina y del hogar. Con el nuevo iMac 4k, que de serie ya incorpora un procesador a 3Ghz, es fácil pensar que se concibe como una opción excelente para el sector profesional sin que el presupuesto se vaya por las nubes. Sin embargo, la RAM viene soldada en placa, por lo no se puede ampliar a posteriori. El “tiro fácil” es optar por el más vale que sobre que no que falte sobretodo mirando al futuro, pero cuando comprobamos que el salto a 16GB supone 240 Euros de desembolso, se nos quitan las ganas.

En cuanto al almacenamiento, el Fusion Drive de serie que suma un disco duro convencional con un disco duro SDD como si fueras una sola unidad, para que el sistema mueva lo que más usamos al disco sólido para ganar velocidad, parte de un disco convencional de 1 TB con un SSD de 24GB. El salto a Fusion Drive de 2 TB con 128GB de SSD dispara en 240 Euros más el equipo, por lo que las ganas de ampliar se nos pasan rápido. Proporcionalmente, sale mejor optar por un SSD completo y tirar de discos duros externos, porque el hacer pagar 120 Euros más por 24GB de disco SSD es un robo en toda regla. O bueno, siempre está la opción de disco duro convencional sin Fusion Drive, claro.

La única explicación que se me ocurre es que esta sea la forma de que los más exigentes en cuanto a capacidad y velocidad de almacenamiento se vean forzados a desembolsar lo que cuesta la opción de base que realmente compensa. Justo lo que ocurre con los iPhone y los escasos 16GB del modelo básico.

Con lo dicho, si queremos un iMac de 21’5″ 4k pensado para que nos dure bastantes años, el equipo no baja de los 2000 Euros; casi lo que cuesta el modelo de 27″ más básico… que tiene los mismos talones de Aquiles.

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Javier Cantagalli

    Eso mismo estaba pensando yo analizando la mejor opción disponible. Creo que yo optaría por los 256GB de memoria flash y pasaría de HDD y Fusion Drive. Si necesitas más almacenamiento -que no creo que sea mi caso- siempre le puedes conectar un HDD externo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *