12 febrero 2016 Industria, Opinión

AppleTVSpot

Aunque Apple sigue pretendiendo lanzar un servicio de contenido televisivo, las negociaciones con los principales proveedores siguen en punto muerto.

Hace ya tiempo que ya no se oyen rumores sobre conversaciones entre las partes implicadas, mientras que lo último que se sabe es que el principal escollo es el precio.

Lo cierto es que intentar meter en tu plataforma un paquete que aglutine a toda (o casi toda) la principal oferta de varios servicios que son competencia entre sí, y que además cada uno tiene su propio modelo de negocio con unos precios que no distan mucho entre ellos, no tiene que ser fácil. Si además intentas que ese contenido se venda por debajo de lo que ya se vende mediante tus propios canales, es más complicado aún, más si te quieres llevar una parte por ser el intermediario. Y si encima lo pretendes atar bajo contrato exclusivo, la cosa se complica.

Puede que valga la pena plantearse hasta qué punto cada uno de estos proveedores de contenido necesita integrarse en un servicio compartiendo cama con la competencia. Porque si la punta de lanza de Apple para seducir a estos proveedores es el plantel de usuarios que ya tienen el Apple TV, tal vez se ha empezado la casa por la ventana. Pero hay más: Cuando las relaciones con uno de estos principales proveedores tiene excelentes relaciones con Apple, como es Disney y todas sus filiales de cine y televisión, siguen sin estar en el aparato de la manzana, es que puede que haya algo que no cuadre; más, cuando uno de los que más alto vuela en este segmento ( HBO ) sí que está cuando es uno de los que precisamente no necesita ni a Apple ni a nadie.

Puede que el hito de alcanzar los 800.000 suscriptores recientemente no sea suficiente como para que HBO se meta a diversificar -que implica repartir beneficios pero NO gastos en este caso- con nadie. De hecho esta cifra es mísera cuando otros proveedores suman suscriptores por decenas de millones. Literalmente. O puede que las más grandes, como la CBS, ya le hayan dado la espalda a la iniciativa.

El colofón de todo este asunto es que cada major de contenido ya tiene su propia app en el ecosistema de Apple. Lo ves tirado en el sofá con el iPad, en tu trayecto donde sea con el iPhone, o en un break en la oficina desde el Mac. ¿Quien necesita además el Apple TV? Puede que la única salida que le quede a Apple sea un cambio de legislación a este respecto…

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *