13 diciembre 2016 Hardware, Industria

synaptics Touch ID

Una de las características más comentadas de la próxima generación del iPhone, esa generación revolucionaria que conmemorará el décimo aniversario del smartphone, es sin duda su pantalla. Se da por hecho que adoptará por fin la esperada tecnología OLED, que aumentará en tamaño gracias a que prescindirá de los marcos y que integrará las funciones del botón Home, incluyendo el sensor Touch ID.

Esto último estaría más cerca de ser una realidad tras la presentación que acaba de realizar Synaptics de su nueva línea de sensores biométricos, que ahora serán capaces de detectar las huellas dactilares del usuario a través del cristal de, por ejemplo, la pantalla de un dispositivo móvil.

Estamos hablando de la gama Natural ID FS9100, una serie de sensores ópticos que pueden escanear una huella dactilar a través de una capa de cristal de hasta un milímetro de grosor y han sido diseñados específicamente para formar parte del frontal de los smartphones y las tablets.

De esta manera, los futuros dispositivos móviles podrían prescindir del botón físico como interfaz biométrico, tal y como se espera que haga el iPhone que Apple presentará en 2018.

Synaptics asegura que al estar bajo la pantalla, el sensor estaría a prueba de arañazos, de humedad y funcionaría perfectamente aunque los dedos del usuario estuviesen húmedos, uno de los actuales problemas de identificación más común entre los sensores actuales. Además, prometen consumir muy poca cantidad de energía y ser capaces de distinguir entre huellas dactilares reales y falsificaciones.

Es cierto que también es probable que Apple opte por desarrollar su propia solución para el iPhone en lugar de adoptar la propuesta de Synaptics, no en vano llevan bastante tiempo trabajando en este tipo de tecnología y aunque la empresa ha sido uno de los proveedores de la manzana desde hace ya varios años, parece que en Cupertino quieren apostar por un diseño propio en conjunto.

Un diseño que integraría todos los componentes, incluido, por supuesto el sensor Touch ID, bajo la publicitada pantalla OLED para parecer esa lámina de cristal con la que siempre ha soñado Jonathan Ive.

Vía| Synaptics

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *