28 noviembre 2016 Hardware, iOS

iPhone_OLED

Reconozcámoslo, nos morimos de ganas por que llegue de una vez el próximo iPhone. La generación que conmemorará el décimo aniversario del modelo original está despertando tanto interés a raíz de los rumores que hemos ido conociendo estas últimas semanas, que probablemente lo convierta en el más esperado desde precisamente ese primer iPhone que lo cambió todo.

Y quizás una de las novedades que más ha llamado la atención y que más se da por hecho que será una realidad sea la llegada a la gama de las pantallas curvas OLED. Tecnología que sustituirá a los actuales paneles LCD y que en Cupertino ya están probando en un prototipo… que no es el único, además.

Decimos que no es el único, porque Apple parece que no se está limitando a probar una pantalla curva para el iPhone que veremos el año que viene. Y, aguantemos la respiración, tampoco tiene que ser OLED necesariamente.

¿Qué queremos decir?

Pues que actualmente Apple está probando no uno ni dos, si no hasta diez prototipos diferentes de aspirantes a ser el próximo iPhone 8 y no todos son OLED ni mucho menos lucen esa innovadora pantalla curva de la que os hemos hablado. Una propuesta perfecta para cubrirse las espaldas si al final el salto a la nueva tecnología no está suficientemente madura y optan por seguir un año más con las tradicionales pantallas LCD.

Personalmente sí que pensamos que Apple presentará al final una pantalla OLED como seña de distinción del iPhone del décimo aniversario. Si bien no en todas las líneas, sí al menos en el que sea el modelo tope de gama, un poco al estilo de lo que ha supuesto la cámara de doble lente en el actual iPhone 7 Plus, para que nos hagamos una idea. O sea, que el iPhone OLED va a ser más caro.

Lo más probable es que Samsung se encargue de la fabricación de estas pantallas, con la ayuda de otros proveedores como LG Display, Japan Display o Sharp. De hecho, el propio CEO de esta última ya nos puso sobre la pista del salto de Apple a la tecnología OLED.

También es probable que esta tecnología acabe llegando a todos los modelos del iPhone más tarde o más temprano, no en vano este tipo de pantallas son más finas, ligeras y permite hacerlas curvas y flexibles, que es algo que Apple siempre ha querido incorporar a su smartphone.

Las pantallas OLED además son más eficientes energéticamente que las LCD, ya que no necesitan luz de fondo para iluminarlas y aumentan la duración de la batería del dispositivo, otra de las obsesiones de Apple.

Vía| The Wall Street Journal

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *