11 febrero 2016 Industria

Oblea-chips

Apple podría haber escogido a Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC) para que sea el único fabricante del procesador del próximo iPhone, probablemente llamado A10 si se sigue la nomenclatura actual. Se confirmaría así lo que ya adelantamos el septiembre pasado.

El triunfo de TSMC sobre la postulante Samsung no es casualidad, ya que las dos empresas hacen las cosas de forma distinta, y una de estas diferencias ya las sufrimos los propios usuarios.

TSMC se habría hecho con todos los pedidos por dos varios motivos. El primero, por su proceso de fabricación de 10 nanómetros. En verano la compañía tenía previsto que en 2017 hubiera satisfecho la demanda de este tipo de chip después de un arranque lento en cuanto a stock en el transcurso de 2016.

Otro buen motivo es que las técnicas de fabricación y encapsulado de TSMC son mejores que las de Samsung, que conllevan un mejor rendimiento y potencia que los de Samsung. En este sentido, en octubre se detectaron diferencias de rendimiento del iPhone dependiendo de quien hubiera fabricado el chip, un aspecto que Apple dijo que en el mundo real y usos y condiciones normales no había diferencia alguna; a nivel técnico y mediante pruebas internas, se detectó una brecha cercana al 3%.

Junio sería el mes en que TSMC iniciaría la fabricación masiva del procesador, en vistas a una presentación y lanzamiento del iPhone 7 poco antes del inicio de la campaña navideña.

Vía | Macrumors

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *