¿Es Apple Card la tarjeta de crédito del futuro?

¿Es Apple Card la tarjeta de crédito del futuro?

Escrito por: Carlos Villar    26 marzo 2019     Sin comentarios     2 minutos

Se puede usar desde el iPhone y también en formato físico, no nos cobra comisiones y encima nos paga por usarla. ¿Es Apple Card la tarjeta de crédito que todos estábamos esperando?

Si hacemos un repaso de todo lo que vimos en la keynote de ayer, seguramente nos quedemos con la presentación de Apple Arcade y, sobre todo con la puesta de largo del servicio Apple TV+, al fin y al cabo son las dos apuestas más mediáticas con las que Apple quiere definir su futuro. Tanto tiempo se les ha dedicado que han acabado opacando a algo que a mí me ha llamado incluso más la atención que las plataformas que acabo de mencionar.

Me estoy refiriendo a Apple Card, un golpe en la mesa por parte de Cupertino que no sólo puede ser la primera piedra del futuro de las tarjetas de crédito, si no también un modelo de negocio que puede suponer un golpe a los bancos como el Apple Watch lo fue para la industria del reloj o el iPhone en la de la telefonía móvil.

Porque Apple Card es una tarjeta de crédito con todas las características y funciones que asociamos con las tarjetas de crédito tradicionales, pero no lo es en absoluto. Es una manera de convertir simplemente a nuestro iPhone en una tarjeta de crédito que podemos empezar a usar de cuestión de minutos en todos los establecimientos y servicios que acepten Apple Pay. Podremos pagar directamente desde el dispositivo, controlando ademas al milímetro aspectos tan relevantes como las compras que realizamos, el saldo disponible y todo tipo de vencimientos, facturas, etc.

Además va más a poder ver en pantalla los lugares donde hemos utilizado la tarjeta y muchos más datos sin que eso afecte a nuestra privacidad, ya que Apple ha asegurado que la compañía no tiene forma alguna de rastrear la tarjeta.

Además nos paga por usarla, concretamente nos reembolsa un 3% en compras realizadas en tiendas Apple, un 2% en todas las compras con la tarjeta virtual y un 1% si las compras se han realizado a través de la tarjeta física. Porque sí, hay también una tarjeta física, pero tampoco es como las tradicionales, ya que no tiene número, ni CVV, ni fecha de caducidad, no necesita firma… todo está gestionado directamente desde nuestro iPhone a través de la app Wallet.

Por todo eso es la tarjeta del futuro y una amenaza para los bancos, si no se ponen las pilas, ya que Apple no cobrará nada por usar la Apple Card. Ni comisión de apertura ni de cancelación, tampoco por esa distopia que las entidades financieras llaman mantenimiento. Si se convierte en una opción popular, veremos como contraatacan para evitar perder dinero.

Para verla en España vamos a tener que esperar, ya que Apple Card se lanza este verano, pero sólo en los Estados Unidos. Esperemos que llegue pronto, porque a mí ya me tienen asegurado como usuario.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.