¿Merece la pena comprar un Apple Watch Series 4 si ya tienes un modelo anterior?

¿Merece la pena comprar un Apple Watch Series 4 si ya tienes un modelo anterior?

Escrito por: Carlos Villar    29 septiembre 2018     Sin comentarios     3 minutos

El nuevo Apple Watch Series 4 es más rápido, potente y tiene una pantalla más grande. Además controla mejor tu salud. ¿Merece la pena comprarlo si ya tenemos un modelo anterior? Quizás nuestros consejos te ayuden a decidirte.

Bueno, por fin ya tenemos entre nosotros a los nuevos Apple Watch Series 4. Un dispositivo realmente tentador, con un diseño atractivo y unas prestaciones que lo convierten en unos de los mejores aliados tecnológicos que se nos ocurren para nuestro día a día.

De eso no hay duda, es una compra más que recomendada, para cualquier usuario. Sin peros. Quizás sí uno, en todo caso: ¿Y si ya tenemos un Apple Watch? ¿Merece la pena actualizarnos a la nueva generación de 2018?

Si atendemos a los números sobre el papel, los nuevos Series 4 estrenan el procesador S4 de doble núcleo que es mucho más potente y eficaz que el que poseen todos los modelos anteriores, incluido el Apple Watch Series 3.

Un nuevo chip que promete ser el doble de rápido que el S3 de la generación anterior y además más eficiente energéticamente, con un consumo más moderado y una mejor conservación de la vida de la batería para lograr la misma duración a pesar de que ésta es de un tamaño menor comparativamente hablando, tal y como ya os descubríamos anteriormente.

Ya que hablamos de la potencia del procesador S4, aún se nota más cuanto más antiguo es el modelo del smartwatch con el que lo vamos a comparar. Sin ir más lejos, a la hora de encenderse y arrancar, el Series 4 lo hace apenas en cuarenta segundos, mientras que por ejemplo tarda alrededor de tres minutos en los Series 2 y Series 1 y hasta cinco en el primer Apple Watch de 2015.

Y aunque las diferencias con el Apple Watch Series 3 no son tan radicales como las que os acabamos de comentar, sí que los nuevos Series 4 son más rápidos a la hora de realizar cualquier tarea, desde el propio inicio a la hora de abrir y ejecutar apps o sacar partido a Siri, por poner ejemplos con las actividades que vamos a realizar más habitualmente.

Y a eso deberíamos añadir las novedades que mejorarán todavía más nuestra experiencia de usuario, como las características relacionadas con el control de la actividad y la salud (a falta de conocer qué pasará con la función de Electrocardiograma), la pantalla de mayor tamaño y superficie útil o las funciones independientes que han ido surgiendo conforme han ido apareciendo nuevas generaciones del Apple Watch en el mercado.

Así que sí. Si tienes un Apple Watch previo al Series 3 no lo dudes: actualiza. Vas a poder hacer un montón de cosas nuevas y además las vas a poder hacer más rápido. Es casi como estrenar un dispositivo totalmente diferente.

¿Y en el caso del Apple Watch Series 3? ¿Merece la pena?

Pues honestamente en este caso depende sobre todo del uso que le vayas a dar. ¿Son las nuevas características ese plus que estabas esperando y que no encontrabas en tu reloj lo que estabas esperando como agua de lluvia? Pues entonces sí. Si no las ves decisivas y sólo ganarías algo más de rapidez no demasiado perceptible, entonces pregúntale a tu bolsillo si merece la pena esperar un año más.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.