2 marzo 2017 Opinión

gavin-grimm

Seguro que más de uno habrá visto estos días el caso del autobús que se pasea por Madrid como parte de una campaña de acoso contra la identidad sexual de los niños LGBT y que pretende ampararse en la libertad de expresión para seguir fomentando este tipo de discriminación.

Lejos de España, Apple y otras 52 grandes compañías americanas se han unido para firmar un manifiesto legal en apoyo de Gavin Grimm, un estudiante transgénero que ha llevado ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos el caso de su derecho al uso de los baños públicos acordes a su identidad sexual.

Allá por 2015, Grimm denunció a la Junta Escolar del Condado de Gloucester, en el Estado de Virginia, para reivindicar su derecho a utilizar el baño en la escuela que se correspondía con su identidad sexual. Ahora, asesorado legalmente por la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU), su caso ha llegado al Tribunal Supremo de los Estados Unidos como ejemplo perfecto del tipo de discriminaciones ante las que se encuentra el colectivo transexual.

Junto a Apple, siempre comprometido con este tipo de casos, Grimm ha encontrado el apoyo de compañías de peso como Airbnb, Amazon, eBay, IBM, Intel, LinkedIn, Microsoft, PayPal, Salesforce, Twitter, Yahoo, Gap, MAC Cosmetics, Massachusetts Mutual Life Insurance, Mitchell Gold + Bob Williams, Warby Parker y Williams-Sonoma.

En palabras de Chad Griffin, el Presidente de la Campaña Pro-Derechos Humanos, que estas empresas se manifiesten así, envía un poderoso mensaje de apoyo a los niños transgénero y a sus familias.

Recientemente, la compañía de la manzana ya se posicionó por su cuenta en contra de la decisión de la nueva administración Trump de revocar las políticas de la etapa Obama sobre la utilización de los cuartos de baño en las escuelas públicas por los estudiantes transgénero, defendiendo su derecho a desarrollarse en un ambiente libre de cualquier tipo de estigma o discriminación y mostrando todo su apoyo a la igualdad y a la defensa de sus derechos.

Vía| The New York Times

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *