23 enero 2016 Seguridad

Seguridad iPhone

La encrucijada entre si debe primar la necesidad de privacidad del usuario de un dispositivo de comunicación electrónico frente a la seguridad de la mayoría, es un asunto que sigue enfrentando posturas al más alto nivel.

En el primer bando nos encontramos con compañías como Apple, defensora a ultranza de la protección de los datos ed sus clientes y en el otro están los representantes del Gobierno Federal de los Estados Unidos, que insisten en que los fabricantes debieran proporcionar alguna manera de acceder a esos datos por motivos de seguridad.

En este último grupo, como ya os explicamos en un artículo precedente, se encuentra el miembro de la Asamblea del Estado de Nueva York Matthew Titone, que hace algunos meses presentó una propuesta de ley para que todos los fabricantes de smartphones se vieran obligados a incluir una especie de “puerta trasera” en sus dispositivos para poder acceder a los datos si se requería por orden judicial.

Ahora, esta iniciativa ha encontrado apoyo en otra asamblea estatal, esta vez en California, donde Jim Cooper, uno de representantes ha presentado una propuesta en la misma línea que obligaría a que cualquier smartphone que se venda en el Estado con posterioridad al 1 de Enero, ha de poder ser desbloqueado o desencriptado, bien por su fabricante o por el proveedor de su Sistema Operativo si así lo requiere la policía.

Para Cooper, esto proporcionaría a las fuerzas de seguridad las herramientas necesarias para poder perseguir a los delincuentes que se escuden tras sus dispositivos aunque, como ya se encargó de mencionar el propio Tim Cook, también abre esa puerta trasera a usos indebidos por parte de esos mismos delincuentes que se pretende perseguir.

Vía | Ars Technica

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *