18 diciembre 2016 Hardware, iOS

iPhone 8 OLED

Quién vamos a engañar. Desde que empezamos a conocer algunos de los rumores asociados a la próxima generación del iPhone, la mayoría de nosotros hemos empezado a fantasear con las características que tendrá, como esa pantalla OLED sin marcos, el sensor Touch ID integrado, su nuevo diseño o todas las cosas que será capaz de hacer.

Y las últimas noticias a las que hemos tenido acceso no han hecho si no aumentar aún más esas expectativas, porque no me digáis que una pantalla OLED de plástico que se curva alrededor de todo el dispositivo no es un aliciente extra para tenerle ganas a ese iPhone del décimo aniversario.

Porque la pantalla siempre ha sido la característica más relevante de cada nuevo iPhone que veía la luz. No importa cuantas características le acompañen referentes a la cámara, la capacidad de almacenamiento e incluso el grosor que tanto publicitan en Apple. A los usuarios siempre nos ha importado todo lo que tiene que ver con su pantalla.

Por eso la adopción por fin de la tecnología OLED fue el primer dato que empezó a filtrarse por la Red y del que volvemos a hablar como en bucle cada vez que nos referimos al smartphone de la manzana. El iPhone 8 tendrá un panel OLED plástico cubierto muy posiblemente por una capa de cristal. Un panel curvo fabricado por Samsung que prescindirá de los marcos laterales, lo que permitirá que la pantalla parezca ocupar incluso los bordes y que integrará el botón Home y el sensor Touch ID.

También se habla de la adopción de la carga inalámbrica e incluso de una una nueva tecnología táctil que permitiría al usuario interactuar con el iPhone a través de cualquier parte del mismo y no necesariamente desde la pantalla principal.

Sin embargo, todas estas novedades no estarían disponibles para todos los modelos, si no que estarían limitadas a un iPhone tope de gama al que acompañarían otros dos dispositivos con un diseño menos radical y unos cambios menores respecto a la generación actual, incluyendo la utilización de paneles LCD.

Vía| The Korea Herald

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *