13 abril 2016 iOS, Seguridad

iphone-5c-azul

Si ha habido un caso reciente que ha sido analizado y comentado hasta la saciedad en los medios cercanos a Apple, ha sido sin duda el del iPhone 5c del terrorista del atentado de la localidad californiana de San Bernardino. Un caso que enfrentó a la compañía de la manzana nada más y nada menos que con el FBI, con el tema de la seguridad frente a la privacidad como eje de toda la polémica.

El Gobierno estadounidense pedía a Apple que desarrollase una manera de poder acceder a los datos contenidos en ese iPhone 5c por considerarlos esenciales para la investigación del atentando, algo a lo que Apple se negaba por considerarlo un precedente peligroso de ataque a la privacidad de sus usuarios, por lo que el FBI acabó tomando otro camino para conseguir desbloquear el dispositivo.

A día de hoy, la verdad es que apenas se sabe nada del método empleado para acceder al contenido del iPhone, pero enseguida empezó a sonar con fuerza un nombre: el de la empresa israelí Cellebrite, especializada en las denominadas técnicas forenses para dispositivos móviles.

Ahora podemos arrojar un poco más de luz acerca de estos métodos que, según parece ahora, tampoco necesitaron la colaboración final de Cellebrite, pese a que la agencia de seguridad firmó con contrato con la empresa por valor de 15.000 dólares justo en las mismas fechas en las que se decidió posponer la demanda contra Apple por el caso.

Por lo visto, el FBI ha recurrido finalmente a hackers profesionales (incluyendo un desarrollador del colectivo Gray Hat) que habrían aprovechado una brecha de seguridad en el Software del smartphone, concretamente en su sistema de contraseña, pudiendo repetir los intentos de acceso tantas veces como fuera necesario sin activar el bloqueo del mismo.

James Comey, director del FBI, ha aún no ha tomado una decisión acerca de si piensan compartir el método utilizado para acceder al iPhone con Apple, aunque sí que ha confirmado que el método utilizado solo funciona con modelos anteriores al iPhone 5s.

Vía | The Washington Post

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *