16 julio 2015 Hardware, Industria, iOS, Opinión

Apple Watch agua

Ya está aquí el verano y con él los días en la playa o en la piscina para soportar mejor el calor, así que si eres de los que te has hecho recientemente con un Apple Watch, seguramente te estarás preguntando si será una buena idea llevar tu preciada posesión a esos lugares, por aquello del peligro que un remojón pueda tener sobre el mismo.

La verdad es que Apple siempre se ha mostrado muy cauteloso con el tema de la resistencia al agua del dispositivo. Con un índice de protección IPX7, en la compañía aseguran que el Apple Watch aguanta perfectamente la lluvia o que, por ejemplo, te laves las manos o lo mojes accidentalmente, pero no recomiendan para nada que lo sumerjas.

¿Dejo entonces mi Apple Watch en casa si tengo pensado meterme en el agua?

Pues si hacemos caso al fabricante, que al fin y al cabo es quien correrá con su garantía en caso de que le suceda algo, la respuesta ideal sería que sí, que mejor no arriesgarse y no llevarse el reloj a la playa o a la piscina.

Sin embargo, en la práctica, ya ha habido muchos usuarios que se han dado sus chapuzones o que han sometido a su Apple Watch a pruebas en el líquido elemento y aseguran que la resistencia del dispositivo bajo el agua es bastante superior a la que nos dice Apple.

Y no es que lo digan a la ligera, que lo han puesto bajo el chorro del grifo, lo han sumergido en un cubo y se lo han puesto para nadar e incluso para bucear a diez metros de profundidad sin que el smartwatch haya sufrido daño alguno.

Incluso hay quien ya ha creado la primera app “sumergible”, que mide nuestra actividad mientras nadamos y que, aunque está en fase experimental, la verdad es que demuestra que los sensores funcionan perfectamente en el agua.

Apple Watch agua_2

Y ya que hablamos de desarrolladores, Craig Hockenberry, de Iconfactory, ha elaborado un concienzudo análisis para determinar la usabilidad del Apple Watch en el agua y llega a la conclusión de que funciona sin problemas, ya que él mismo lo usa para nadar y no ha experimentado ningún síntoma de mal funcionamiento, y eso que lo ha usado con agua salada o con cloro.

Sí que advierte, sin embargo, que la pantalla multitáctil no funciona cuando el dispositivo está bajo el agua, igual que tampoco lo hace el sensor Force Touch, por lo que es posible que muchas apps no sean accesibles mientras estamos sumergidos y que los datos ofrecidos por los sensores puede que tampoco sean tan precisos como fuera del agua.

Hockenberry llega a la conclusión de que Apple recomienda que no se use el Apple Watch en el agua porque puede ofrecer un comportamiento impreciso cuando la pantalla está mojada, más que por los daños que pueda sufrir porque se le sumerja.

Nosotros nos remitimos al consejo de Apple, que al fin y al cabo es quien se hará cargo de vuestro dispositivo si se avería por meterlo en el agua.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *